Un aspecto fundamental para nosotros es el bienestar de nuestros caballos.

Para ello lo principal es que, el tiempo que no trabajan, "vivan como caballos", teniendo satisfechas todas sus necesidades vitales.

-Una manada en la que desarrollar su vida social.

-Un espacio suficientemente grande donde poder estar en movimiento continuo en busca de comida y agua, sol y sombra, etc.

-Una alimentación natural, a libre disposición y muy variada, 

-Un cuidado de los cascos que les permita vivir y trabajar descalzos desarrollando así todas las funciones propias de un pie sano.

 

El último aspecto, e importantísimo para su salud, es montarlos y educarlos mediante una equitación que les permita organizar su cuerpo para transportar a un jinete en todo tipo de terrenos y en los diferentes aires sin ser perjudicados ni física ni psicológicamente.